Pilar Yarza

 Fotografiar el cuerpo, sus formas, su expresión, su fuerza.
 Iluminar, crear imágenes de la nada como un lienzo en blanco, donde comenzar a   pintar la imagen.
 La magia de ver como la fotografía comienza a cobrar sentido, experimentar otras   formas de ver y dejarse llevar por la imaginación.
 Dedicarse a aquello que uno ama es un gran privilegio.